Willkommen, bienvenue, welcome: 50 años de Cabaret

Imprime este artículo Imprime este artículo

¡Dejen sus problemas en la puerta! ¿Qué, que la vida es complicada? ¡Olvídenlo! Aquí dentro la vida es hermosa. Las chicas son hermosas. Hasta la orquesta es hermosa.

cabaret_escena_58

Imagen de Cabaret. El musical de Broadway. Gira 50 aniversario.

Suenan los acordes de Willkomen, la canción de bienvenida de Cabaret. El Maestro de Ceremonias introduce al público en el espectáculo. A los dos públicos: al real y a los ciudadanos del Berlín de entreguerras que han decidido ir a olvidar sus problemas al Kit Kat Klub. Seguramente los dos lo consigan, aunque al final no quede más remedio que salir afuera.

Eso es Cabaret, un baile entre la ficción más aparatosa y una realidad que se desliza, sibilina, entre los números.

Vida nocturna en el Berlín de los primeros años nazis

La historia de la cantante de cabaret y el escritor que se encuentran en el Berlín de los años finales de la República de Weimar se representaba por primera vez el 20 de noviembre de 1966, hace 50 años, en el Broadhurst Theatre de Broadway, en Nueva York.

cabaret-joel-grey

Ella, Sally Bowles, es una británica que sueña con la fama cantando en el Kit Kat Klub. Él, Cliff Bradshaw, un joven americano que llega a la capital alemana para intentar escribir su novela y se deja enredar en la vida nocturna berlinesa (y por una incombustible Sally, que es a la vez tremendamente realista y tremendamente soñadora). El escenario central, el cabaret donde ella actúa, en el que el Maestro de Ceremonias ejerce su reinado cada noche, poniendo música a la atracción entre Cliff y Sally. Un escenario decadente, a medio camino entre la bohemia y la sordidez, que poco a poco se ve infectado por el ascenso del Partido Nazi.

Porque Cabaret no es sólo la historia de sus personajes sino también el retrato de una ciudad y una época. De cómo Berlín la libre se va transformando en Berlín la censora. En el Kit Kat Klub las canciones siguen siendo igual de picantes, aunque han pasado de engañar a mamá a pedir comprensión por una amada que es peor que una gorila, es judía. El monstruo del nazismo, que se ha ido colando entre bambalinas, devora todo.

Esta es una obra atrevida, como debe serlo cualquier cabaret que se precie, y no sólo en sus números, sino también en su libreto, al tratar temas como la sexualidad o el aborto, y en su personaje central. Sally emociona, como una niña pobre que juega a ser reina (o cantante). Incluso cuando se empeña en hacerse la tonta ante lo que la rodea. Es decadente, moralmente no muy recta. Soñadora hasta la inocencia en su afán por triunfar. Egoísta y realista a partes iguales cuando decide empeñar su abrigo. En resumen, es muy humana, algo que no resulta fácil de encontrar. Incluso 50 años después.

Un cabaret renovado

Cabaret

Liza Minnelli en la versión para cine de 1972

El musical es la adaptación de una obra de teatro que, a su vez, se inspiraba en la novela Adiós a Berlín, de Christopher Isherwood. Seis años después de su estreno en Broadway llegaba la versión para cine de Bob Fosse, con Liza Minelli como Sally, Joel Grey repitiendo como Maestro de Ceremonias el papel que ya había hecho en el estreno del musical y Michael York en el rol de Brian Roberts, como se bautizó a Cliff en su paso a la gran pantalla.

A lo largo de estos cincuenta años ha sido revivida varias veces en las tablas. La renovación de 1998 de Broadway trajo a un Maestro de Ceremonias mucho más sexual, en general un espectáculo más explícito, del que luego bebería la adaptación española de 2003. Varias canciones se han ido incorporando y desapareciendo del libreto: por ejemplo, las populares Mein Herr y Money, Money son aportaciones de la película. El final también ha cambiado ligeramente en los distintos montajes.

En octubre de 2015 se estrenaba en Madrid una nueva versión dirigida por Jaime Azpilicueta. Se trata de una adaptación en base a la de 2003 pero visualmente muy ambiciosa, con un escenario del Kit Kat Klub tan fastuoso que podría ser del Moulin Rouge. Se encuentra actualmente de gira por España. Si tienen la suerte de que les quede a mano, no lo duden: dejen sus problemas afuera y entren al Cabaret.

Te puede interesar

Suscríbete a nuestra newsletter

Imprime este artículo Imprime este artículo

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.