Sierra de Tramuntana: Lo bohemio, lo salvaje y lo vetusto

Imprime este artículo Imprime este artículo

Cabo Formentor Tramuntana MallorcaEl norte de Mallorca representa la esencia natural e histórica de la isla donde ambientes coquetos conviven con la cara más radical e impactante de la naturaleza.

Primera parada: convoy al pasado

Los naranjos de Sòller tuvieron parte de culpa en el desarrollo de uno de los mayores atractivos de esta localidad de la costa norte mallorquina: un tren de 1912.

tren soller tramuntana mallorca

La madera de este ferrocarril del siglo pasado resplandece como en sus primeros días y supone uno de los mayores atractivos de la Sierra de Tramuntana. Sus 27 km de recorrido ofrecen un escaparate natural frutal, escarpado y vertiginoso, atravesando trece túneles y culminando su trayecto con un caramelo artístico en la propia estación ferroviaria de la localidad.

Respirar los aires bohemios de Joan Miró o Pablo Picasso

Este convoy ofrece un final de trayecto con brochazos artísticos sorprendentes. En la Estación de Ferrocarril de Sòller se exponen de forma gratuita más de 50 obras de ambos artistas, que son dos emblemas de la ciudad a pesar de no haber sido sollerenses.

El arte moderno va irremediablemente unido a la imagen de Sòller. Caminar por sus calles supone toparse con obras arquitectónicas de estilo art nouveau, como el Museo Can Prunera, que contiene en su interior obras de bocetos de Toulouse-Lautrec, Picasso, Gauguin, Klimt, Kandinsky, Klee, Joan Miró, Man Ray y Cézanne.

FOTO 3 PICASSO P1030994_1_1picasso mallorca tramuntana

 

La iglesia de San Bartolomeu representa otro de los iconos de Sòller y refleja cómo esta localidad se implicó con el arte modernista. Las características diferenciadoras de esta iglesia del siglo XVII con los arreglos que Joan Rubió, discípulo de Gaudí, marcaron la diferencia en la fachada del edificio.

iglesia san bartolome tramuntana mallorca

Que el tren de Sòller no tuviera forma de comunicarse con el puerto marítimo -situado a 8 km del pueblo- fue un problema al que se dio solución en 1913 mediante la creación del tranvía más famoso de la isla. El traqueteo de este recorrido con catorce paradas pone fin al llegar al puerto marítimo y en verano es una de las actividades más cotizadas entre los turistas.

Puerto Soller Tramuntana Mallorca

 

Imponente naturaleza

Serpenteante, vertiginosa y colmada de ciclistas. La carretera que lleva desde el Puerto de Pollença al Cabo de Formentor y sus miradores demuestra al viajero aquello de que todo trabajo tiene su recompensa. En este caso, recompensa natural.

Cabo Formentor Tramuntana Mallorca

El mirador de Sa Creueta (o Colomer) es el escenario ideal para comprender la dimensión de las escarpadas lenguas de piedra caliza que caracterizan a Formentor.

Cabo Formentor Tramuntana Mallorca

Alcúdia, paraíso medieval interior

Las callejuelas y fachadas color ocre forman un uniforme perfecto y encantador de esta localidad fortificada e impoluta en la que la presencia humana se remonta al 6000 a.C. La Puerta de Mallorca data del s. XIV.

Alcudia Mallorca Tramuntana

Casi imperturbable al paso del tiempo, Alcúdia y sus rincones representan la connivencia de las diferentes épocas de la historia del arte. Lo romano, bizantino, árabe, medieval y renacentista aportan a Alcúdia una identidad única y propia.

Pollensa Mallorca Tramuntana

Fuera de las murallas de Alcúdia, la ciudad romana de Pol·lèntia data del año 123 a.C. y conserva parte de la urbe que entonces fue. Templo Capitolino, foro, zona residencial, mercado y el teatro completan el conjunto arqueológico de este tesoro alcudiense.

 

Fotografías y texto: Kelu Robles

Te puede interesar

Suscríbete a nuestra newsletter

Imprime este artículo Imprime este artículo

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.