La Ronda que fascinó a Welles y Hemingway

Imprime este artículo Imprime este artículo

Ronda Málaga

“Viajeros Románticos”, anuncia un cartel junto al Puente Nuevo. Antes de esbozar un suspiro por lo evocador y sentimental del asunto, un rondeño aclara “No se refiere a las parejas románticas, sino a una corriente artística”. Y así empieza un viaje al pasado en una ciudad que mezcla escritores ingleses bohemios del siglo XIX y XX fascinados con las historias de bandoleros que asaltaban a comerciantes, con la llegada tensa de franceses por la invasión napoleónica.

Viajar a Ronda es fascinarse por la fascinación de otros, aquellos artistas románticos que querían encontrar allí la libertad genuina. El viajero llegará atraído por sus escarpadas gargantas de piedra y se irá comprendiendo porqué Orson Welles eligió ser allí enterrado.

Ronda Málaga

El desarrollo de la ciudad sobre riscos de más de 100 metros de profundidad propició que Ronda fuera un destino estratégico y defensivo ideal durante la invasión francesa. La pésima situación económica que se vivió tras esta contienda favoreció una de las actividades que más fama dan a Ronda: el bandolerismo.

Ronda Málaga

Tras un accidente que acabó con la vida de 50 personas, el Puente Nuevo es hoy en día lo que vemos después de cuarenta y dos años de construcción que terminó en 1793. Es imperdible descender y serpentear hacia el río Guadalevín para contemplar al completo la tradicional panorámica.

Ronda Málaga

La observación y la fotografía de aves son unas de las aficiones propicias para realizar desde los miradores, especialmente durante el otoño y la primavera, épocas de migración aviar.

Ronda Málaga

La historia hapócrifa cuenta que el asesinato de civiles lanzándolos al vacío por las gargantas durante la Guerra Civil fue una de las razones por las que Ernest Hemingway se inspiró para escribir Por quién doblan las campanas, (1940).

Ronda Málaga

El Arco de Felipe V y el Puente Viejo coronan la parte más antigua de la ciudad. Las callejuelas se tornan silenciosas, sin casi tráfico o comercios, mostrando la cara más rural de Ronda.

 Ronda Málaga

Conocido entre los rondeños como El balcón del coño, este lugar desafía al viajero a comprobar porqué se le llama así. Y ya de paso, a corroborar que la socarronería española llega también hasta la elevada y misteriosa Ronda.

Imágenes y texto: Kelu Robles

 

 

 

Te puede interesar

Suscríbete a nuestra newsletter

Imprime este artículo Imprime este artículo

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.