En la cama con Marilyn Monroe

Imprime este artículo Imprime este artículo

marilyn cama

“En mis recuerdos se mueve como flotando a cámara lenta, más etérea que real.
Eso era lo extraño de la belleza y la voluptuosidad de Marilyn Monroe… no eran de este mundo”. Douglas Kirkland

Antes de que finalice el año en que se conmemoran los 90 años del nacimiento de uno de los mayores mitos de la historia, Marilyn Monroe, se inaugura un último homenaje en Mondo Galería de Madrid presentando, por primera vez en España, la exposición A night with Marilyn (Una noche con Marilyn) del fotógrafo canadiense Douglas Kirkland.

Para contemplar estas imágenes sólo nos tenemos que imaginar el ambiente que envolvió a esta sesión en la que podemos observar a una Marilyn de lo más sensual y relajada al ritmo de la música de Frank Sinatra, con una copa de champagne, sábanas de seda y la sola presencia de Kirkland. Fue, sin lugar a dudas, el sueño de cualquier hombre de la época materializado en un fotógrafo muy jóven que realizaba un encargo para el 25 aniversario de la mítica revista Look. El resultado: una serie fotográfica inolvidable, una Marilyn vulnerable, natural e indiscutiblemente seductora y un estilo que daría pie a subsiguientes sesiones que la estrella realizaría más tarde con grandes fotógrafos del momento.

marilyn-monroe-bw-9

“No me pasé tres días en la cama con Marilyn… Si lo hubiera hecho, ¡estas fotografías probablemente no existirían! -bromea el fotógrafo. Me reuní con ella en tres ocasiones. Me impactó la aparente sencillez de su vida. Su casa no era en absoluto la que uno esperaba que tuviera una estrella del cine. Simplemente me dijo: ‘Vale, sé lo que necesitamos. Una cama con sábanas blancas de seda y nada más, y funcionará’. Pero, añadió, ‘las sábanas deben ser de seda’. El telón se levantaba en una de las más increíbles y memorables noches de mi vida. Recuerdo ver a dos asistentes, una para el maquillaje y peluquería y la otra, supuse, para la ropa. Marilyn me dio un abrazo rápido y un beso en la mejilla y desapareció en el camerino. De pronto apareció, se sentó en la cama, se tapó los pechos y dijo a todos, ‘creo que debería quedarme a solas con este chico’. Un instante después, se cerraba la puerta. Ahora solo estábamos los dos. Marilyn Monroe y yo. No estaba del todo seguro de lo que esperaba de mí. ¿Qué debía hacer? Me escondí tras la cámara y empecé a disparar otra vez”.

Marilyn cama

mg-dk_mm07

La muestra se podrá ver hasta el 10 de enero de 2017 en la calle San Lucas,9.

Te puede interesar

Suscríbete a nuestra newsletter

Imprime este artículo Imprime este artículo

También te puede interesar...

2 Responses

  1. Lucia dice:

    La verda que fue y es una de las muejres mas bellas y sensuales, me encanta marilyn. Saludos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.