25 canciones para recordar a Freddie Mercury (II)

Imprime este artículo Imprime este artículo

Este artículo es una continuación de 25 canciones para recordar a Freddie Mercury (I) 

I want to break freeThe Works (1984)

queen-i-want-to-break-freeUn himno gay casi desde el momento de su lanzamiento. O, mejor dicho, del lanzamiento de su vídeo, donde los miembros de Queen se trasvisten en una familia británica al estilo de la serie Coronation Street. Sin embargo, Freddie no estaba del todo de acuerdo con que se viese así: “para empezar, la canción fue escrita por John Deacon, y él es un muy feliz hombre casado con cuatro hijos”, responde en una entrevista, no tiene nada que ver con los gays. Se refiere a todo el mundo, trata sólo de alguien que ha tenido una vida muy dura y quiere liberarse de los problemas que tenga.”

Radio GagaThe Works (1984)

Otra de las canciones del álbum de 1984 con un vídeo especial: en este caso, el grupo se pasea por un escenario que remedan a la película Metrópolis, de Fritz Lang. Fue el segundo de los seis temas que Queen tocó en su fragmento del macroevento Live Aid, en 1985, para el que el músico Bob Geldof había convencido a decenas de artistas para tocar en varios conciertos alrededor del mundo, conectándose a través de pantallas, a beneficio de Etiopía.

queen-live-aidMientras otros artistas se limitaron a tocar tres o cuatro canciones para adaptarse a los 18-20 minutos de los que disponían, sin preparárselo demasiado, Queen ensayó durante una semana entera. El resultado no es una actuación, sino un pequeño concierto en el que Freddie Mercury se come el escenario, al público, a las cámaras y a la audiencia planetaria. Como era habitual en sus conciertos, hizo corear al público estribillos y repetir sus gritos, en un juego imitado luego por otros muchos artistas. En 2005, un grupo de más de 60 músicos, periodistas y personas de la industria musical eligieron en una encuesta de Channel 4 el segmento de Queen del Live Aid como la mejor actuación en vivo de la historia. El cotilleo del concierto: Bono (sí, el de U2) dice que Freddie intentó ligar con él entre bambalinas, preguntándole cómo se pronunciaba su nombre.

I was born to love youMr. Bad Guy (1985)

Entre 1983 y 1985, durante varios descansos en Múnich de sus grabaciones con Queen, Freddie fue componiendo y grabando material por su propia cuenta. A finales de abril de 1985 lanza Mr. Bad Guy, su primer álbum en solitario, del que extrae I was born to love you, un adelanto del estilo discotequero-80 que tiene este trabajo. La canción la versionarían más tarde el resto de componentes de Queen sobre la voz de Freddie, con un aire más rockero, para el disco de 1995 Made in Heaven. Y años más tarde subieron a su canal de youtube un vídeo que no sabemos muy bien cómo interpretar.

Living on my ownMr. Bad Guy (1985)

Otro de los sencillos del álbum debut en solitario de Freddie, que abre con algunos de esos gritos que tanto le gustaba hacer en concierto. Imprescindible, otra vez, hablar del vídeo (suele pasar con los éxitos de Queen o Freddie): incluye imágenes reales de la fiesta de celebración del 39 cumpleaños de Mercury en Múnich.

Freddie firmando una nalga de una chica en la fiesta en el hotel Fairmont, Nueva Orleans, 1978. Imagen de John Rodgers.

Freddie firmando una nalga de una chica en la fiesta en el hotel Fairmont, Nueva Orleans, 1978. Imagen de John Rodgers.

Las fiestas del cantante, las de la banda en general, habían alcanzado un estatus casi mítico tras la del 31 de octubre de 1978 en Nueva Orleans. Roger Taylor todavía, a día de hoy, desmiente que esa noche hubiera enanos hermafroditas sirviendo cocaína: “si era cierto, yo nunca los vi. Aunque muchas de las historias sobre esa noche no estaban exageradas”. Esas historias incluyen encantadores de serpientes, streapers vestidas de monjas, luchas en el barro con contendientes desnudos. En comparación, el vídeo de Living on my Own parece una fiesta infantil.

A Kind of MagicA Kind of Magic (1986)

A Kind of Magic es la segunda colaboración de Queen en una película, Los Inmortales, tras su experiencia en la banda sonora de Flash Gordon. El título de la canción que da nombre al disco está sacado de una frase del inmortal Christopher Lambert en el filme. Compuesta por Roger Taylor, Mercury la arregló para editarla con un sonido mucho más pop que es la que suena habitualmente en las emisoras. Tras el lanzamiento del disco, Queen se embarcó en The Magic Tour. Sería su última gira juntos, ya que un año después le diagnosticaron sida a Freddie Mercury, y en el tiempo que le quedaba de vida decide centrarse en el trabajo en estudio.

The Great Pretender (1987)

Freddie grabó esta versión del clásico de The Platters en 1987, recibiendo muy buena acogida. Según explicaba en una entrevista, “quería hacer un cover desde hace tiempo”, algo difícil de encajar con el trabajo de Queen porque sólo trabajan con material propio, y se decidió por este porque “la mayor parte de lo que hago es fingir, es como actuar. Me subo al escenario y aparento ser un gran macho y todo eso. Y en mis vídeos interpreto distintos personajes, fingiendo. Así que creo que es un gran título para lo que yo hago.” Y concluía: “todo esto es una farsa. Es sólo diversión.” Habida cuenta la dicotomía entre su grandilocuente figura pública y el celo con el que guardaba su vida privada, sin duda fue una gran elección.

BarcelonaBarcelona (1988)

Imagen: FreddieMercury.com

Imagen: FreddieMercury.com

En una entrevista en España, Freddie dijo que la mejor voz del mundo era la de Montserrat Caballé. Esto, como ya contamos en su día, llevó a que se conocieran y realizasen un disco de colaboraciones. El autor de la ópera rock Bohemian Rhapsody escribía para la diva de, precisamente, la ópera, ocho temas, de entre los que destaca la canción que da nombre al disco y que acabaría como himno de los Juegos Olímpicos de 1992. Más o menos por esta época, en Ibiza en 1987, el cantante se confesaba con el único periodista en su círculo íntimo, David Wigg: “no tengo ninguna aspiración de vivir hasta los 70. No quiero sonar morboso. He vivido una vida plena y, si me muriese mañana, no me importaría un carajo. He hecho todo lo que he querido”.

I want it allThe Miracle (1989)

El siguiente álbum de estudio de Queen sería el primero al que no siguió una gira, lo que sumado a los titulares de diarios sensacionalistas especulando sobre la salud de Freddie, desataría las alarmas de los fans. Él mismo explicaría, en una entrevista en BBC Radio One, que era él el que no quería hacer conciertos, alegando que había que romper la dinámica álbum-concierto y que, en resumidas cuentas, no tenía edad para subirse a un escenario en leotardos. En aquel momento, Freddie Mercury aún no había comunicado al resto de componentes de Queen que tenía sida, lo que haría ese mismo 1989 durante una cena. The Miracle fue el primer álbum en el que todas las canciones van firmadas con el nombre del grupo, no individualmente. I want it all es, sin duda, el tema más conocido, con un vídeo en el que Queen, pese a no anunciar gira, reivindicaba su directo.

InnuendoInnuendo (1991)

La canción que da nombre al último álbum de Queen publicado en vida de Freddie Mercury devuelve a la banda a sus orígenes, con una mezcla de rock y flamenco que recuerda a la fusión de Bohemian Rhapsody. Según contaba Brian May, en los últimos meses de vida Freddie “sólo repetía: ‘escribidme más. Escribidme cosas. Sólo quiero cantar esto, hacerlo, y cuando me haya ido podréis terminarlo.’ En verdad, no tenía miedo.” May recordaría cómo durante la grabación apenas podía ya moverse. Imposible adivinar su fragilidad al escuchar la fuerza de su voz en estos últimos trabajos.

DelilahInnuendo (1991)

No, no es una versión de Tom Jones. No es tampoco una gran canción de Queen. Ni siquiera es una de las mejores de un álbum de tanta calidad que despuntar es complicado. Pero un tema que lleva el nombre de una gata debería estar en cualquier listado de lo que sea. Porque esta canción se la compuso Freddie Mercury a su gata favorita. Mercury adoraba a sus gatos, llegó a tener 10, hasta el punto de que cuando salía de gira llamaba a Mary Austin para que se los pusiera al teléfono y hablarles. En las ilustraciones de este disco, sale retratado con varios felinos, que también aparecen en el chaleco que lleva en su último vídeo.

These are the days of our livesInnuendo (1991)

Esta mirada atrás, este recordatorio a tiempos mejores es una de las canciones más emotivas del disco. No sólo por su letra, compuesta por Roger Taylor, sino, sobre todo, porque el videoclip con el que el grupo acompañó la melodía es el último que grabaron en vida de Mercury. Las últimas imágenes de Freddie, susurrando el cierre de la canción, “I still love you”, todavía te quiero, mirando a cámara. Su interpretación, más teniendo en cuenta su estado, es conmovedora.

Cuando fue grabado, en mayo de 1991, la enfermedad estaba ya muy avanzada, y para intentar disimularlo optaron por grabar en blanco y negro, como ya habían hecho en I’m going slighly mad. Un documental de la BBC ha rescatado material en color de la filmación, en el que se puede apreciar la fragilidad de Freddie en aquel momento. El sencillo se lanzaría el día del 45 cumpleaños de Freddie, el 5 de septiembre de 1991, y se reeditaría tras su muerte en una doble cara A con Bohemian Rhapsody, permaneciendo en el número 1 cinco semanas.

The show must go on Innuendo (1991)

El cierre de Innuendo es una declaración de intenciones, la revelación final a los aficionados de la voluntad de Freddie Mercury de seguir, empecinadamente, trabajando y componiendo hasta el final (y siempre con una sonrisa). Profundamente personal, aunque la letra, como en These are the days of our lives, estrictamente no la escribiese él. Fue Brian May quien, tras oír la intro de Roger y John, se sentó con Freddie para decidir de qué debía hablar la canción. Escribieron el primer verso y luego May la desarrolló. A la hora de grabarla, el guitarrista no estaba seguro de que saliese bien. Según recordaba, le dijo: “Fred, no sé si esto se podrá cantar”, a lo que él respondió: “joder si lo haré, querido”. Se bebió un trago de vodka, y vaya si lo grabó.

Última aparición pública de Mercury, durante la gala de los Brit Awards.

Última aparición pública de Mercury, durante la gala de los Brit Awards.

Como los otros últimos vídeos de la banda, éste también debió de adaptarse al frágil estado de Freddie, que ya estaba demasiado debilitado como para salir en cámara. La solución fue un conglomerado de anteriores videoclips de Queen. El hecho de que no saliesen imágenes actuales aumentó los rumores de que Mercury estaba gravemente enfermo, a los que los tabloides daban cada vez más crédito tras su última aparición pública, en la gala de los BPI en febrero de 1990. Seis semanas después de lanzar el single, Mercury confirmaba mediante un comunicado que tenía sida. Apenas 24 horas después, moría en su casa de Kensington. Había decidido dejar la medicación contra la enfermedad tres semanas antes y ya sólo tomaba calmantes.

Mother LoveMade in Heaven (1995)

Seis meses después de la muerte de Freddie, el 20 de abril de 1992, John, Roger y Brian juntaban a varios amigos del cantante y otros tantos artistas en The Freddie Mercury Tribute Concert, en el que no sólo rendían homenaje a su frontman sino que además, sobre todo, se erigían como altavoz para visibilizar la enfermedad que había acabado con su vida, recaudando fondos para la asociación creada en su nombre, la Mercury Phoenix Trust.

Imagen promocional del álbum póstumo Made in Heaven - FreddieMercury.com

Imagen promocional del álbum póstumo Made in Heaven – FreddieMercury.com

Tres años después, en 1995, editaban Made in Heaven. Con temas anteriormente descartados, otros adaptados y arreglos de los últimos audios de Freddie en el estudio de Montreux, se trata del álbum de estudio final de Queen. Entre el listado de canciones destaca Mother Love, la última grabación que hizo Mercury. Ni siquiera está finalizada: el cantante tuvo que retirarse a descansar, esperando volver luego y terminar la canción, pero ya no pudo hacerlo. La última estrofa la tuvo que cantar Brian May.

No one but you (1997)

El último sencillo que grabaron May, Deacon y Taylor juntos es también la primera grabación que hicieron como Queen sin Freddie u otro cantante invitado. Poco después, John Deacon dejaría el grupo. Como explicaban en el comunicado que acompañaba al lanzamiento del single, se trata de un homenaje a Mercury y a “todos los que murieron demasiado jóvenes”. Una sentida despedida del resto de componentes al que fuera su cara visible durante dos décadas.

Imagen: FreddieMercury.com

Imagen: FreddieMercury.com

Te puede interesar

Suscríbete a nuestra newsletter

Imprime este artículo Imprime este artículo

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.