25 canciones para recordar a Freddie Mercury (I)

Imprime este artículo Imprime este artículo
Freddie Mercury

Imagen: FreddieMercury.com

El 24 de noviembre de 1991 moría en su casa de Kensington, en Londres, Freddie Mercury. Una bronconeumonía asociada al virus del sida acababa con la vida de la leyenda del pop rock. El cantante de la banda Queen había confirmado apenas 24 horas antes que tenía la enfermedad, aunque los rumores sobre su estado de salud se remontaban bastante tiempo atrás, desde que al lanzamiento del álbum The Miracle en 1989 no le siguió una gira y el aspecto de Freddie empezó a ser preocupante.

Nacido como Farrok Bulsara en Zanzíbar el 5 de septiembre de 1946, con ocho años fue internado en un colegio británico en India, donde sus compañeros comenzaron a conocerlo como Freddie. Él mismo se cambiaría el apellido años más tarde, ya en Inglaterra, donde su familia se había mudado escapando de la revolución en su país.

Imagen: FreddieMercury.com

Imagen: FreddieMercury.com

Keep Yourself Alive Queen (1973)

Freddie sabía que iba a ser grande, y un apellido como Bulsara no pegaba a una celebridad. Cuando se lo cambió ya conocía al guitarrista Brian May y el batería, Roger Taylor, que habían tocado juntos en un grupo llamado Smile, y habían formado Queen en 1970, uniéndose más tarde en el bajo John Deacon. Keep Yourself Alive es el primer single que lanzaron de su primer álbum, titulado sencillamente Queen, que se gestó durante 18 meses porque no tenían dinero para pagar horas de estudio y sólo podían grabar en las horas que quedaba libre (muy frecuentemente, madrugadas). El nombre del grupo, por cierto, es cosa del propio Freddie, que se impuso a otras propuestas de May y Taylor como Build Your Own Boat o The Rick Kids.

Killer QueenSheer Heart Attack (1974)

Uno de los primeros éxitos de la banda fue Killer Queen, primer sencillo de su tercer álbum. A Mercury le supuso el Premio Ivor Novello a la mejor composición. El vídeo, retransmitido en el programa Top of the Pops, muestra a un glamouroso Freddie con una chaqueta de piel: no en vano con Taylor tenía un pequeño puesto de ropa en el mercado de Kensington.

bohemian-rhapsodyBohemian RhapsodyA Night at the Opera (1975)

La canción que lanzó Queen al estrellato y con la que el público descubrió todo lo que Mercury podía dar de sí, tanto a nivel vocal como compositivo: aún con la colaboración del resto de la banda, él es el artífice de esta mezcla de ópera y rock. Con un comienzo a capella de Freddie, tras la que toca el piano en una la balada que se convierte en ópera, y luego en el rock más duro que se disuelve, de nuevo, en balada. Un tema que costó tres semanas terminar en estudio: la parte de la ópera son coros de May, Mercury y Taylor, que debieron grabar una y otra vez, hasta 10 y 12 horas seguidas, para luego mezclarlas. La discográfica era reacia a lanzar Bohemian Rhapsody debido a su larga duración, casi seis minutos. Hasta que Kenny Everett, un locutor de radio, empezó a poner partes de la canción en su programa. La audiencia reclamó que se pusiera entera: el resto, sus nueve semanas encabezando las listas británicas y el auge internacional de Queen, es historia.

A Night at the Opera, llamado así por la célebre película de los hermanos Marx, es el primer álbum de Queen en el que figura su célebre logo, dibujado por Freddie, quien había estudiado Diseño Gráfico en el Ealing Art College de Londres. En él se pueden ver dos leones, por Deacon y Taylor, cuyo signo del Zodiaco es Leo; un cangrejo por May, cáncer, y dos hadas por el propio Mercury, que era Virgo, además de una regia corona y un fénix.

Love of my life – A Night at the Opera (1975)

Freddie y Mary Austin

Freddie y Mary Austin

Otra de las composiciones del cantante para el disco revelación de Queen. Inspirada por la que fue su novia durante seis años, y su amiga, confidente y compañera el resto de su vida, Mary Austin. Hasta tal punto fueron importantes uno para el otro que, cuando su relación terminó (él le dijo que era bisexual y ella respondió “no, Freddie, no creo que seas bisexual, creo que eres gay”), le compró un apartamento tan cerca de su casa que Mary podía verla desde la ventana. Ella fue de las pocas personas en saber que estaba enfermo de sida; le cuidó hasta sus últimos días; a ella dejó su mansión en Kensington, Garden Lodge, además de la mitad de su fortuna. A sus padres y su hermana les dejó la cuarta parte y al que fue su pareja en sus últimos seis años de vida, Jim Hutton, medio millón de libras. Además, a Mary le encargó la tarea de depositar sus cenizas en su lugar elegido como descanso eterno: un sitio que quiso mantener secreto y que ella, su “vieja fiel”, como Freddie la llamaba, nunca ha revelado. Volviendo a Love of my life, Brian May aprendió a tocar el arpa para este tema, aunque en concierto usaba, normalmente, una guitarra española.

Somebody to LoveA Day at the Races (1976)

La canción principal del quinto disco de Queen es una mezcla de balada con coros góspel cantados por Taylor en los agudos, Mercury en el registro central y May en los graves: muy raramente la banda colaboraba con otros músicos o cantantes, sino que hacían sus propios coros o, si era necesario, aprendían a tocar un instrumento, como May con el arpa. Somebody to love tiene, además, el honor de ser la canción de Queen preferida por su cantante.

We will rock you / We are the championsNews of the World (1977)

Para el año en que se lanza este álbum Queen ya era mundialmente conocido, pero quedaban muchos éxitos por llegar. Como estos dos temas que se han convertido en himnos de la cultura popular, coreados por fans del fútbol y de otros deportes, que compusieron Brian May (We will rock you) y Mercury (We are the champions). Por cierto que la versión acapella de esta última que lanzaron los de Playback.fm pone los pelos como escarpias.

freddie_mercury_performing_in_new_haven_ct_november_1977Don’t stop me nowJazz (1978)

Otra de las composiciones de Freddie, que comienza con el cantante al piano para luego acelerar y terminar, curiosamente, en un fade out poco propio de la banda. Quizás uno de los temas más populares de Queen, que empleó Google en su doodle dedicado al que hubiera sido el 65 cumpleaños de Mercury. Fue el segundo sencillo del disco Jazz, tras la doble cara A de Fat Bottomed Girls y Bicycle Race. Para este último se lanzó un vídeo en el que salían decenas de modelos desnudas montando en bicicleta: tras la grabación, la compañía que les había alquilado las bicis les obligó a que les cambiaran los sillines.

Crazy Little Thing Called LoveThe Game (1980)

Freddie contaba que compuso esta canción en 10 minutos mientras estaba en la bañera en un hotel de Munich. En esta ciudad alemana residió el cantante durante varias temporadas, organiza algunas de sus legendarias fiestas y es asiduo a cualquier reunión, y tiene varios amantes, entre ellos la actriz Barbara Valentin. Este homenaje a Elvis es tan rockabilly que algunos llegan a dudar si pertenece al Rey del Rock.

Play the gameThe Game (1980)

the-game-freddieNo es la canción más reconocible de un disco en el que destacan la anterior o Another One Bit The Dust. Pero Play the game marca un antes y un después en la vida de Freddie ya que es el primer vídeo en el que se le ve con el bigote que le será tan característico hasta finales de la década de los 80. Los fans le tiraban cuchillas en los conciertos para que se lo afeitase, pero cualquiera le decía a Freddie lo que debía de hacer.

Under PressureHot Space (1982)

En el que es uno de los álbumes menos brillantes de Queen, junto con la infame banda sonora de Flash Gordon, brillaba esta colaboración con David Bowie. Desde 1979 la banda tenía un estudio de grabación en Montreux, una localidad suiza. Bowie se había acercado, inicialmente, para colaborar en los coros de otra canción, pero la reunión devino en una sesión de improvisación sobre un tema de Roger Taylor. Bowie y Mercury fueron adaptando a la música la letra, compuesta por el primero, y añadiendo distintos arreglos melódicos. El resultado es una genialidad, como debe serlo la unión de tantos talentos.

freddie-y-michael-jacksonThere must be more to life than this (1982-83)

Otro cruce de titanes: Freddie Mercury grabando con Michael Jackson. Al parecer, Mercury le admiraba desde los tiempos de los Jackson 5, pero no fue hasta comienzos de la década de los 80 que pudo reunirse con él y grabar en la casa de California de Michael. El resultado no fue muy exitoso, ya que ninguno de los dos publicaron en vida los tres temas que llegaron a manejar. Aunque el cantante de Queen diría que no salió nada productivo de la reunión por culpa del poco tiempo que tenían y lo lejos que estaban, el porqué de su no-colaboración es carne de rumores: desde que a Michael le disgustaba la cantidad de cocaína que tomaba Freddie a que fue éste el agobiado con ciertas excentricidades, como que el autor de Off The Wall llevaba una llama a su estudio. Por internet circula, sin embargo, una demo de There must be more to life than this, que luego Freddie grabaría en su álbum debut en solitario.

Próximamente, más en 25 canciones para recordar a Freddie Mercury (II)

Te puede interesar

Suscríbete a nuestra newsletter

Imprime este artículo Imprime este artículo

También te puede interesar...

1 Response

  1. 3 diciembre, 2016

    […] Este artículo es una continuación de 25 canciones para recordar a Freddie Mercury (I)  […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.